1. Invertimos a largo plazo

Somos inversores, no especuladores. A través de un proceso disciplinado, el Fondo compra aquellas acciones que creemos que aumentarán de valor de forma importante a lo largo de los años y las mantiene en cartera de manera indefinida.

Evitamos, a diferencia de una gran mayoría de inversores, una excesiva rotación de la cartera ya que consideramos que el «Market Timing» y los costes de transacción (comisiones, tasas, horquilla de precios, etc) lastran el rendimiento en el largo plazo.

2. En negocios de calidad

Solo invertimos en negocios de calidad. Para nosotros la calidad, y no el precio, es el factor más importante a la hora de invertir a largo plazo. Como diría Charlie Munger, vicepresidente de Berkshire Hathaway, «preferimos comprar excelentes negocios a buen precio que buenos negocios a excelente precio». 

Creemos que una cartera formada por compañías de calidad, con ventajas competitivas difíciles de replicar y con capacidad de fijación de precios, tiene el potencial de generar rentabilidades atractivas a largo plazo y de reducir las probabilidades de pérdida.

3. Sostenibles

El Fondo incorpora criterios Ambientales, Sociales y de Buen Gobierno (ASG) en su proceso de análisis, y de toma de decisiones de inversión, con el fin de evitar aquellos negocios con riesgos ocultos, evaluar la calidad corporativa de manera más amplia y reforzar el margen de seguridad de nuestras inversiones.

Si bien indicadores financieros tradicionales, como el ROCE o la cobertura de intereses, hablan de la calidad de un negocio, la incorporación de criterios ASG en el proceso de análisis nos proporciona una visión más amplia de sus riesgos y de su posicionamiento competitivo.

4. Que coticen a buen precio

Solo invertimos en aquellas acciones que coticen a un precio atractivo, es decir, por debajo de su valor intrínseco. Para determinar el valor real de un negocio, y poder compararlo con su precio, utilizamos diferentes múltiplos de mercado así como el descuento de sus flujos futuros a una tasa adecuada. En cualquier caso, nuestro indicador favorito para seleccionar inversiones es el «Free Cash Flow Yield».

También tenemos muy en cuenta el rendimiento por dividendo de una acción. A pesar de que la gente tiende a olvidarlo, especialmente durante mercados alcistas, el dividendo constituye una parte fundamental del rendimiento total dentro de la renta variable.